La impresionante Torre Iberdrola diseñada por el arquitecto argentino César Pelli, con sus 165 metros de altura, su acristalamiento exterior y su ya característica silueta, ha sido el objetivo de este estudio en el que se pretende determinar cuál es la extensión de territorio desde la que resulta visible este edificio, al mismo tiempo que se evalúan diferentes modelos de complejidad para dicho análisis. A continuación se muestra el resultado de este análisis de la visibilidad de la Torre Iberdrola.

Por dónde empezar

La primera cuestión a abordar era la simplificación de la forma y características de la torre para poder ser incluida en un sistema de información geográfica y poder realizar el análisis de visibilidad. Así, surgieron tres posibilidades en cuanto a dicha esquematización:

  1. Una columna de puntos centrales, ubicando uno por cada 15 metros de altura de la torre. De esta forma se simplifica la estructura de la torre a una línea en su núcleo, y que recibiría las visuales del territorio desde todas partes, algo muy similar a lo que ocurre con la torre en su totalidad.
  2. Tres columnas de puntos distribuidos por las tres aristas principales del edificio, también ubicados cada 15 metros de altura, de modo que otorgamos volumen a la estructura que queremos analizar.
  3. Una completa distribución de puntos en forma de anillos por todo el contorno del edificio, también cada 15 metros de altura para mantener la homogeneidad del análisis.

En la siguiente imagen puede observarse un esquema de la distribución de los puntos en cada uno de los tres modelos estudiados:

Modelos

Considerando que el modelo de contornos supone analizar la visibilidad de los 240 puntos planteados sobre un territorio de más de 2.500 kilómetros cuadrados, es de suponer que este modelo es el más detallado y completo de los tres analizados.

No obstante, nos hemos planteado la siguiente cuestión, ¿merece la pena el esfuerzo en tiempo y recursos necesarios para analizar tal volúmen de información o sería suficiente con alguna de las otras dos aproximaciones estudiadas? Por ello, se ha realizado el estudio sobre los tres modelos, para posteriormente comparar los resultados y estudiar la similitud entre los mismos.

En cuanto a la distancia considerada en el estudio, se ha estimado que 20 kilómetros es una distancia adecuada, dadas las características topográficas del territorio y la atenuación del impacto visual de un elemento en el paisaje.

El último dato de entrada para el análisis corresponde al Modelo Digital de Elevación o MDE, para lo que se ha utilizado una resolución de 4x4m por píxel y que incluye información sobre la topografía, los edificios, infraestructuras e incluso las masas de vegetación.

Resultado

Con todos los datos y parámetros de entrada establecidos se procedió a realizar el análisis de visibilidad para cada uno de los 3 modelos diferentes propuestos, desde el más simple (12 puntos) hasta el más complejo (240 puntos), con el objetivo de comparar posteriormente los tres mapas obtenidos y determinar cuál de los tres modelos es el más adecuado.

El resultado de los tres análisis se muestra a continuación:

Modelo de puntos centrales

Modelo de aristas

Modelo de contornos

Tras observar las diferencias entre los tres mapas obtenidos se ha procedido a realizar un análisis de similaridad analizando el coeficiente de Kappa para determinar si las formas más simplificadas del estudio resultarían suficientes para representar la visibilidad del edificio analizado. Los valores de estos coeficientes de Kappa son:

Puntos centrales
Aristas
Contorno
Puntos centrales
1
0.6758
0.6432
Aristas
0.6758
1
0.6868
Contorno
0.6432
0.6868
1

De este modo se puede observar que efectivamente existen diferencias significativas entre los tres modelos analizados, en especial entre los modelos de puntos centrales y el de contornos, es decir, entre el modelo más simple y el más complejo analizado.

En cuanto a la visibilidad de la torre, resulta evidente que ésta se desarrolla principalmente dentro del valle del río Nervión, quedando encajonada dentro de los montes que limitan el núcleo de Bilbao, como Artxanda, Ganguren, Pagasarri, La Arboleda o Galdames.

Resulta curiosa la existencia de un «canal visual» en dirección noroeste que llega hasta el límite del área de estudio, marcado en 20 kilómetros, en la zona del puerto de Bilbao y que evidencia el hecho de que los últimos 50 metros de la torre resultan visibles desde esta zona.

Los resultados también muestran un intrincado y complejo resultado en la zona de Abando en Bilbao y que son el resultado de haber incluido la información correspondiente a los edificios del territorio, de manera que son éstos los que bloquean y canalizan con sus calles la visibilidad en esta zona. Asimismo, la altura de la Torre Iberdrola permite que resulte visible en mayor o menor medida desde todos los tejados y azoteas de la ciudad.

Si analizamos numéricamente la visibilidad en el modelo de contornos, por ser el más completo, y determinamos el porcentaje de la superficie de terreno desde la que resulta visible al menos uno de los puntos de dicho modelo, se observa que ésta se concentra en los primeros kilómetros, de manera que dentro de un radio de 5 km, la Torre Iberdrola resulta visible desde cerca de un 8% del territorio. Sin embargo, a distancias de 10 y 20 km este porcentaje disminuye drásticamente y pasa a ser del 3,5 % y algo por encima del 1% respectivamente. En la siguiente tabla se muestra con más detalle esta información.

Radio de estudio Área estudio (km2) Área visibilidad (km2) Porcentaje visible
5 km 157,08 12,14 7,73%
10 km 628,32 21,93 3,49%
20 km 2.513,27 34,13 1,36%

Conclusiones

Como ocurre en la gran mayoría de estudios de intervisibilidad y de análisis de impacto visual, la Torre de Iberdrola dispone de una elevada visibilidad en el interior del valle y cuenca visual en el que se ubica, en este caso en el interior del valle del río Nervión a su paso por la capital vizcaína, ya que las montañas y montes que delimitan Bilbao y que poseen una altura superior a la de la torre, actúan de perfectas pantallas visuales. De este modo se produce una canalización hacia el mar que llega a alcanzar el límite del estudio ubicado a 20 kilómetros de distancia del edificio analizado, hasta donde aún existe visual directa tal y como demuestra el siguiente vídeo que hemos realizado:

También destaca el complejo y entramado resultado obtenido en las calles de la zona de Abando en Bilbao, gracias a la inclusión en el análisis de los datos de ubicación y altura de los edificios y otras infraestructuras, lo que aumenta la exactitud del análisis y demuestra que el modelo se ajusta bastante bien a la realidad del lugar.

En lo que respecta a los modelos de análisis estudiados, aunque los modelos simples pueden servir para realizar una primera aproximación o estimación del impacto visual de una infraestructura en el paisaje, resulta más adecuado considerar un elevado número de puntos y que éstos se distribuyan de la manera más representativa posible sobre la superficie del elemento a estudiar.